Mallas de cobre en la industria salmonera

Las mallas de cobre son la mejor opción dentro de la industria salmonera, ya que se ha demostrado que el cobre es un material que evita la producción de virus, hongos, bacterias, y demás parásitos, los cuales pueden llegar a afectar gravemente a los salmones, pero no sólo eso, el cobre ha demostrado ser un material antifouling por naturaleza, de manera que la implementación de este material en la fabricación de las jaulas para salmones, elimina la necesidad de utilizar pintura antifouling, lo cual es un gran punto a favor de la ecología al suprimirse el empleo de estas pinturas con sus correspondientes químicos. Las mallas de cobre también controlan el ataque de leones marinos, los cuales suelen reportar importantes pérdidas anuales en la industria salmonera chilena.

Además de todas estas ventajas, tenemos el hecho de que a diferencia de las mallas de Nylon, las cuales son altamente contaminantes, las mallas de cobre son 100% reciclables, ya que una vez cumplida su vida útil, una malla de cobre puede ser retirada del océano para ser reciclada y elaborar de ahí nuevas mallas para salmones.

Otra ventaja que tienen las mallas de cobre en lo que concierne a la ecología, es que al ser mucho más resistentes, resulta muy poco usual que tengan roturas por las cuales puedan llegar a fugarse los peces, con la respectivo amenaza a la biodiversidad marina que estas fugas implican.

Todos estos factores hacen que las mallas de cobre sean mucho más económicas que las de Nylon, aunque ciertamente la inversión inicial es mayor, pero el ahorro en pintura, reparaciones, fugas y ataques de mamíferos, además del alargamiento de la vida útil de las jaulas, hacen que a este material resulte más ventajoso desde el punto de vista económico.

Últimamente la empresa EcoSea, logró retirar el 100% de sus mallas de cobre las cuales llevaban un tiempo de vida útil de 12 años, recuperando así 420 toneladas de la aleación de cobre, que serán direccionadas hacia la fabricación de nuevas mallas.

Evite la fuga de salmones con Red Garware

La fuga de salmones de las redes salmoneras, es un problema que ha tratado de resolverse durante años con pocos resultados satisfactorios. La ley anti escape es muy clara y tiene razón al ser tan exigente en su premisa de cero fuga, ya que un solo salmón que se salga del criadero, podría significar un considerable daño ambiental a la diversidad de la fauna marina de la región y sus adyacencias.

Ya anteriormente se habían hecho algunos intentos, en los cuales se incluía un mayor agregado de pintura antifouling entre otras cosas. Pero este tipo de alternativas resultaban poco eficaces y muy costosas. Es por ello que resulta muy bien acogida la red Garware, un tipo de red salmonera especialmente diseñada para tener una larga vida útil, y para impedir la fuga de salmones en un 100%.

La red Garware fue entregada a Australis por los propios representantes de la empresa Garware Technical Fibres.

Francisco Serra, gerente comercial en Chile de Garware, afirmó que con la red Garware, se le da cumplimiento a la nueva normativa subpesca, que exige un perfecto control para evitar por completo la fuga de salmones. En este sentido, se encuentran distribuyendo la red Garware en el marcado, de manera que la protección a la diversidad biológica en los mares, al menos en lo referente a la fuga de salmones, quede completamente resulta.

La empresa Garwre hace entrega de una certificación, en la cual se detallan de manera específica, la trazabilidad de la red Garware y los detalles en cuanto a su eficacia en lo que respecta al control total de la fuga de salmones.

La red Garwre puede ser pintada con pintura de caucho para evitar el fouling, y además tiene una gran resistencia, y una larga expectativa de vida útil en comparación con cualquier otro tipo de red salmonera. Lo cual la hace particularmente rendidora en cuanto a la inversión de su compra, debido que no exigirá reparaciones ni reposiciones anticipadas, además de que la fuga de salmones siempre es una pérdida para el acuicultor.

BMW incorpora el neumático ecológico FSC

BMW será la primera empresa productora de vehículos, en instalar en sus productos un modelo de neumático ecológico con certificado FSC. Recordemos que el certificado FSC acredita a un determinado artículo como un elemento elaborado o cultivado con cero o con un mínimo impacto negativo sobre el medio ambiente.

Este neumático ecológico, que será incorporado a ciertos modelos eléctricos e híbridos de la BMW, está elaborado con caucho natural y con rayón, ambos materiales sometidos a inspección en sus propias zonas de cultivo o/o recolección, para que les fuera asignado el certificado FSC.

Se trata de un neumático ecológico elaborado sin la integración de hidrocarburos u otros elementos relativos al caucho sintético, promete aportar la gran ventaja de una gran disminución de los microplásticos, que se producen cuando el vehículo avanza a una considerable velocidad, y los neumáticos elaborados con un buen porcentaje de caucho sintético, se desgastan contra el pavimento generando así este agente tan contaminante que son los microplásticos.

Claro que todo está actualmente en una fase de observación y experimentación, ya que si bien inclusive el proceso de elaboración de este neumático ecológico de caucho natural y rayón, minimiza sustancialmente la producción de microplásticos, sería necesaria una masificación de este neumático ecológico, para que realmente pudiera producirse un impacto positivo en el medio ambiente, sin embargo, todos los ejercicios que se vayan realizando en función de disminuir el impacto de los microplásticos, es bienvenido dentro de las comunidades ecológicas y científicas, ya que el llegar a una solución más contundente en torno a este problema, se está convirtiendo en una necesidad cada vez más urgente, sobre todo debido a la contaminación producida por estos residuos, en el aire que respiramos, así como en los océanos, ríos, y por supuesto en las zonas de riego de las cuales depende el cultivos de los alimentos que consumimos.

Carbios y Michelin elaboran neumáticos sustentables

Muy buenas noticias están surgiendo con respecto al reciclaje de productos plásticos, la ecología y la fabricación de neumáticos sustentables. Esa buena nueva tiene que ver con de un pacto comercial surgido entre Carbios, la empresa francesa dedicada al reciclaje de productos plásticos y la reutilización de polímeros, y Michelin, una de las más importantes industrias fabricantes de neumáticos del mundo. Se trata del neumático PET, un neumático 100% sustentable elaborado con plástico, que puede ser reciclado hasta el infinito, ya que estos neumáticos ofrecen la posibilidad de ser nuevamente reciclados una vez concluida su vida útil.

Ya la empresa Carbios y Michelin habían venido haciendo algunos ensayos comerciales, pero el mecanismo de reciclaje termo mecánico, que hasta hace poco se estaba llevando a cabo para descomponer los plásticos, estaba dando como resultado un material que no llenaba las expectativas de calidad exigidas por Michelin para la fabricación de su neumático PET. La buena noticia llegó entonces con el hallazgo de una enzima que es capaz de despolimerizar el plástico, hasta dejarlo fragmentado en todos sus componentes originales. A partir de esos componentes es que se puede fabricar un material exacto en calidad, a los obtenidos de la industria petroquímica, para ser empleado en la fabricación de neumáticos sustentables.

De esta manera se podrían llegar a un reciclaje de productos plásticos, para procesar botellas, platos, cubiertos, fibras textiles de poliéster elaborados con plástico PET, para que la industria Michelin elabore sus productos 100% ecológicos.

La industria Michelin se ha propuesto llegar a la meta de elaborar un 100% de sus cauchos con puros materiales reciclados en el año 2050 y un 40% en el 2030, lo cual augura una fusión a largo plazo entre los dos socios comerciales, Carbios y Michelin, lo que le da un giro a la visión que hasta ahora se tenía sobre las botellas de plástico, que ya no deberían ser arrojadas a los vertederos sin clasificar, debido a que se ha convertido en la materia prima con la cual se realizaran, probablemente, todos los neumáticos del futuro.

Pirelli produce un neumático con certificación FSC

Las grandes industrias fabricantes de neumático como Pirelli, llevan mucho tiempo planteándose la necesidad de asumir responsabilidades en lo que se refiere al medio ambiente, y al impacto que generan sus productos sobre la ecología del planeta, no sólo en el momento en que dichos artículos son desechados, sino también cuando están en uso, e inclusive desde sus más remotos orígenes, es decir, desde el cultivo y comercialización de las materias primas requeridas para su fabricación.

Bajo esa tendencia ecológica, la empresa fabricante de neumáticos Pirelli, diseñó y ya está produciendo su innovador producto, el Neumático P Zero, creado exclusivamente para ser instalado en ciertos vehículos eléctricos e híbridos de la BMW.

Se trata de un neumático elaborado con caucho natural y rayón, ambos materiales bajo un modelo de certificación dirigido a controlar, y de esta manera asumir la responsabilidad, sobre los daños ambientales que genera en las zonas correspondientes, el cultivo masificado y bajo pocos parámetros de control, del árbol de Hevea y de la materia prima con la que se elabora el rayón.

De esta manera se estructura la base para la certificación FSC y se logra que el neumático P Zero, de Pirelli, sea el primer neumático del mundo en ostentar este certificado. Recordemos que el certificado FSC fue creado para garantizar que un determinado producto es fabricado con materias primas producidas de modo sustentable.

En el caso del neumático P Zero, el certificado FSC pasó primero por evaluar si los lugares de cultivo tanto del Hevea (en lo que respecta al caucho), como de los materiales naturales cultivados y recolectados para la producción del rayón, son realmente sustentables. La idea de certificar esos cultivos, es garantizar que se les dará prioridad a aquellos que cumplen con los parámetros establecidos para frenar de deforestación y el daño a la diversidad de las zonas.

La certificación de los cultivos fue el punto de partida o el primer paso, para luego certificar el producto ya elaborado de caucho natural y rayón, es decir, el neumático P Zero de Pirelli, producido con materiales provenientes de cultivos con bajo impacto negativo ambiental, pero que también promete un menor desgaste de rodadura, y un reciclaje mucho más prometedor una vez que el neumático cumpla con su tiempo de vida útil.

La solución a la Crisis del caucho natural

Un nuevo reto está atravesando la humanidad, se trata de la crisis del caucho natural. Si lo vemos bien de cerca, el caucho natural es un integrante importante de nuestra civilización, de hecho está presente en casi todo los que nos rodea, en nuestros zapatos, en nuestros electrodomésticos, el los neumáticos que tienen los vehículos en los que nos desplazamos, inclusive en los neumáticos de los aviones, en los condones, y por supuesto, en los equipos médicos con los cuales estamos tratando de enfrentar la pandemia de covid-19.

El caucho natural, extraído del árbol Hevea Brasiliensis originario de Brasil, es cultivado en países asiáticos, africanos y en América, porque se trata de un árbol que sólo prospera en zonas húmedas de clima tropical. Para su cultivo, los agricultores le retiran un trozo de corteza al árbol, y colocan ahí un émbolo por donde sale el látex para ser recolectado en un recipiente. La mayoría de los agricultores de caucho tienen años en esa ardua actividad que en ocasiones resulta poco rentable, porque sucede que el precio del caucho natural, el cual depende de la bolsa de valores de Shangai, se ha venido abajo inclusive durante esta época de cuarentena durante la cual el látex ha tenido una gran demanda, además, la epidemia del tizón foliar sudamericano, una plaga que afecta de manera terrible a esta especie, está expandiéndose por todo el mundo haciendo estrago en los cultivos, los cuales han sido abandonados por los agricultores,  debido a que los bajos precios no los motivan para continuar con la actividad. Todo esto está ocurriendo actualmente acrecentando en gran medida la crisis del caucho natural.

El caucho natural tiene cualidades que no posee el caucho sintético, que es más barato pero que no sirve para elaborar guantes de látex ni equipos destinados a la salud. Inclusive en el caso de los neumáticos, al caucho sintético se le debe agregar un porcentaje de caucho natural para que los neumáticos sean más elásticos y flexibles.

La buena noticia en torno a esta crisis del caucho natural que nos afecta a todos, es que la humanidad se está movilizando en función de encontrar alternativas al árbol de caucho, y los científicos han centrado sus investigaciones y esfuerzos en el diente de león, una planta que crece con rapidez y que produce una goma tan buena como la que produce el árbol de caucho, sólo que el diente de león es más fácil de cultivar, más económico, y no se le conocen patógenos que puedan afectar sus cultivos, de manera que como suele suceder, la humanidad siempre encuentra los caminos para sortear las crisis y sobrevivir, inclusive a pesar de sí misma.

El increíble Neumático hecho con Diente de León

Un neumático fabricado con diente de león de manera industrial y masificada, ya está más cerca de ser una realidad bajo la iniciativa de “Neumáticos Continental”, la empresa que está trabajando en la industrialización del Taraxagum, un producto diseñado para elaborar neumáticos cuyo caucho proviene de la planta “Diente de León”.

La idea en sí no es nueva, ya en 1931, unos científicos rusos buscando una alternativa al caucho proveniente de Asia, realizaron pruebas en diferentes especies naturales hasta que se toparon con el hallazgo de que la Taraxacum kok-saghyz (diente de león), poseía en sus raíces una goma abundante y óptima, con la cual se llegó a fabricar, casi a manera de prototipo, un neumático con diente de león, que inclusive llegó a circular antes de la llegada de la segunda guerra mundial.

Posteriormente, debido a intereses económicos vinculados a la mano de obra barata de los países asiáticos, el asunto del neumático con diente de León quedó en el olvido, y se intensificó aún más el uso del árbol de Hevea para obtener caucho natural, sin que siquiera se llegara a reportar el perjuicio ecológico derivado de esos cultivos, que luego se extendieron a países americanos como México.

El mayor problema ecológico que tiene que ver con el cultivo del Hevea es la deforestación, ya que se trata de un árbol que prospera únicamente en zonas húmedas y fértiles, de manera que para cultivar el árbol de caucho se precisa deforestar grandes hectáreas, afectando de este modo la diversidad de la zona.

En este sentido, el diente de león nace, crece y prospera precisamente en tierras secas y áridas, de manera que las posibilidades de cultivo sin tener que practicar la deforestación, son más que evidentes.

Otro de los factores a favor de la ecología tiene que ver con el hecho de que el diente de león se puede cultivar en zonas templadas e inclusive frías, de manera que los gastos energéticos concernientes al transporte de la materia prima hacia los centros industriales ubicados en Europa, se verían reducidos.

Por otra parte, el procesamiento del caucho a partir del diente de león, es a base de un sistema de calentamiento, durante el cual no se generan residuos tóxicos como sí ocurre con el caucho natural procedente del árbol de Hevea.

Otro factor tomar en cuenta es que el diente de león es una planta mucho más fácil de manejar que el árbol, inclusive desde el punto de vista fitopatológico, ya que si bien el árbol suele sufrir de hongos y enfermedades, la planta de diente de león no reporta prácticamente ningún tipo de tendencia a ser reservorio de parásitos, virus, hongos o bacterias. Este es un factor que implica una reducción de costos que podría definir un neumático  mucho más barato para el consumidor.

Aún se está trabajando para encontrar la forma de reducir la goma vial, así como los microplásticos que terminan disueltos en los océanos, problemas de los cuales no se salva el neumático con diente de león, pero en todo caso, la diversificación de la fuente del caucho natural, sobre todo ante la creciente demanda de este material, se visualiza como un esperanzador alivio para las para las selvas y zonas tropicales.

Los neumáticos en la economía circular minera

Para la industria minera, los neumáticos están dejando de ser un producto accesorio para transformarse en un bien activo dentro de la economía circular. Esta renovación en cuanto al valor de los neumáticos, tiene mucho que ver con lo que ocurre con este bien una vez que ha cumplido con su vida útil.

Los neumáticos vencidos generados por la Minera Los Pelambres, están dando el ejemplo en este sentido. En alianza con la empresa canadiense Kaltire, la cual maneja en Antofagasta una de las más importantes planta de procesamiento de neumáticos vencidos del país, la Minera Los Pelambres puso en marcha un plan de economía circular, que beneficia a la propia empresa, al ambiente y a la comunidad.

Todo comienza con una recolección y clasificación de neumáticos vencidos, realizada por la propia empresa Minera en torno a sus propios neumáticos, los cuales son enviados a Kaltire para su conversión en productos elaborados a partir de este material. De esta forma la minera se beneficia al poner desalojar los espacios ocupados por ese residuo, al tiempo en que elimina los riesgos de incendio inherente a la acumulación de neumáticos.

Con esta iniciativa, la empresa Minera los Pelambres está actuando en coherencia con un aporte consciente en pro del medio ambiente, pero al mismo tiempo está generando beneficios para sí misma, ya que un porcentaje del caucho proveniente de sus neumáticos vencidos, regresa a la empresa, pero esta vez transformado en aceite combustible que es utilizado para el funcionamiento de maquinarias de la misma empresa, esto además del carbono negro refinado que se emplea en la elaboración de pinturas y plásticos, el cual también es utilizado dentro de la minera, además, el acero de los neumáticos desechados también es reciclado, y convertido en herramientas y repuestos.

De esta manera se están logrando varios objetivos que son propios de toda economía circular, por una parte, se reducen gastos energéticos de producción, pero también se posterga la vida útil de los materiales, que de otra manera quedarían convertidos en desechos.

Cabe destacar que una parte del material reciclado, es destinado a la elaboración de insumos que son comercializados fuera de la minera, como por ejemplo, asfalto de caucho, gomas elásticas, baldosas, tejas etc.

Las empresas mineras y su gestión de neumáticos

Actualmente, la optimización del retorno de inversión de las empresas mineras debe apuntar cada vez más a una buena gestión de los neumáticos. Pero dentro de esta dinámica, resulta vital que el neumático ya no sea visto como un accesorio sino como un bien activo dentro de la empresa. A la par de esa renovada visión de las empresas mineras, deberían estar las soluciones digitales, ya que hoy en día es posible monitorear el rendimiento de un bien a través de un software.

Estos sistemas ofrecen el recurso de medir la presión y la temperatura de un neumático, a los fines de lograr una mejor gestión de neumáticos para reducir de este modo el requerimiento de reemplazo, pero no sólo eso, estos recursos de supervisión también resultan muy eficaces a lo hora de identificar la cautela que debe tener el personal que maneja el neumático, bien sabemos el peligro al que se expone el equipo técnico humano de las empresas mineras, al manipular un neumático en condiciones riesgosas de temperatura y presión de aire.

Queda claro que toda esta reestructuración en torno a la visión y manejo tecnológico de los neumáticos, requiere de una preparación especial del equipo técnico como factor humano fundamental para la buena gestión de los neumáticos y para la seguridad del personal.

En función de esto último, la empresa canadiense Kal Tired organizó un grupo al que llamó “neumáticos mineros”, el cual se encarga a nivel mundial, de replicar el aprendizaje sobre el buen manejo de los neumáticos por parte del equipo técnico de diferentes empresas mineras a nivel mundial. La idea de “neumáticos mineros” está centrada, no sólo en mejorar el rendimiento de los neumáticos para abaratar costos al lograr una mejor gestión de los mismos, sino también y sobre todo, en asegurar la integridad y el bienestar de los técnicos encargados del manejo de los neumáticos, a conciencia de lo riesgoso que resulta cambiar o manipular estos artículos con toda la presión de aire contenida en ellos.

Todos Los Derechos Reservados © 2021